Menu

Editorial: Dos noticias muy malas Destacado

Lunes 03 de octubre 2016.-

Sin duda que la cruenta guerra en Siria, y los horribles bombardeos rusos y gubernamentales en Alepo con el fin de desalojar a las huestes rebeldes, pero que al final diezman y matan civiles y destruyen hospitales, debiera ser una muy mala noticia. Y lo es.

Sin embrago hoy  otras dos reseñas muy malas nos alarman el corazón y deben alertar nuestra conciencia de hombres y mujeres de paz: en Colombia solo el 37 % de la población votante se interesó al tema del referendo por la  paz que da por finalizado una guerra sórdida de más de 50 años. De ese pequeño porcentaje la mitad dijo Si al acuerdo firmado con las Farc; la otra mitad, con 60 mil votos de diferencia,   dijo No a dicho pacto. 

La lógica de la guerra y la justificación de la violencia pueden vestirse y disfrazarse de justicia, o de ‘otro modo de hacer la paz’, pero al final el sentido de retaliación y sometimiento hacia el ‘enemigo’ es el proseguimiento fatal de la misma guerra abierta que se hace con balas y morteros. Y en Colombia, por desgracia, ha quedado al desnudo un factor preponderante de indiferencia irresponsable a un tema crucial y de vida para esa nación y para el continente; y lo que es peor: ha funcionado el fatal mecanismo de la guerra por otros medios…es decir: la continuación y prolongación del conflicto ahora con el propósito de aplastar a los cabecillas de lo que Uribe, el líder de la venganza, es dado a llamar: la ‘narco-guerrilla de los terroristas de las Farc’.

Un conflicto que emprendía una no fácil senda de reencuentros y pacificación ha sido alterada y abortada, y esa noticia es muy mala para la paz en nuestro vecindario continental.

La otra muy mala crónica nos avisa y notifica que la empresa de las aspirinas, la Bayer, ha adquirido, literalmente se ha tragado, al monstruo Monsanto, el semillero monopólico del planeta. Y con ello, ahora el mundo, la humanidad, queda a expensas de un laboratorio de transgénicos y experimentaciones bio-genéticas que sin duda alguna tendrán repercusión seria, grave y fatal para las próximas generaciones. 

En un futuro cercano, inmediato, no solo podremos carecer de agua y de sembradíos naturales para nuestra alimentación sana, sino que debemos prepararnos para ser nutridos por ‘cosas’ cuyos efectos en nuestra salud, crecimiento y desarrollo apunten a planes y diseños oscuros - en cuanto no conocidos-  y tenebrosos…en cuanto malévolos y perniciosos. 

Si no tenemos conciencia hoy del significado de esta realidad que podemos cerciorar en las noticias: seremos también responsables por omisión y ligereza de aquello que sucederá con nuestros hijos y nietos alimentados con productos originados por semillas creadas en los laboratorios en donde ya no sólo se harán aspirinas. 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.

Secciones

Material Editorial

Nosotros

Zonas Misioneras

Síguenos

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Ustream
  • YouTube
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd