Menu

Dossier El Gran Fundamento - Elementos filtrados por fecha: Martes, 22 Noviembre 2016

Temperatura en Artico 20 grados mayor a habitual

Miércoles 23 de noviembre 2016/ Ansa.it.-


La temperatura del aire en el Artico en octubre y noviembre es más alta al promedio de la época en 20 grados y la del agua en 4 grados.

La alarma fue lanzada por dos centros de investigación, Rutgers University de Estados Unidos y el Instituto Meteorológico danés, citados por el diario británico Guardian.

Según los investigadores, la causa de estas temperaturas fuera de la normal es el calentamiento global.

"Hizo más calor en cerca de 20 grados de lo normal sobre la mayor parte del Océano Artico, junto a un frío anómalo en el mismo nivel del centro-norte de Asia. Esto no tiene precedentes para noviembre", dijo la profesora Jennifer Francis de la Rutgers University.

Según Francis, las temperaturas en este mes fueron de pocos grados sobre cero, cuando debían ser de 25 grados bajo cero. "No hay otra cosa que pueda promover estas tendencias que el cambio climático ", explicó.

Para Rasmus Tonboe, del Instituto Meteorológico danés, "las temperaturas de la superficie del agua en los Mares de Kara y de Barents son mucho más cálidas de lo habitual". Explicó que "esto hace más difícil que el mar se congele.

Cuando tenemos grandes aéreas de agua descubierta, ésta hace aumentar las temperaturas del aire, y son más cálidas entre 10 a 15 grados". "Hace seis meses el hielo se estaba rompiendo en forma anticipada. Esto provocó mayor superficie descubierta y permitió a la luz del sol ser absorbida. Y por ello el Artico es más cálido este año", sostuvo.

Leer más ...

El Gobierno y las FARC volverán a firmar la paz el jueves en Bogotá

Miércoles 23 de noviembre 2016/ El País.es.-

El Gobierno de Colombia y las FARC volverán a firmar la paz este jueves tras el acuerdo alcanzado el pasado día 12. El presidente, Juan Manuel Santos, y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, se estrecharán de nuevo la mano, esta vez en Bogotá, en el Teatro Colón a las 11 de la mañana, en un acto con menos pompa que el celebrado el pasado 26 de septiembre en Cartagena, pero que no por eso deja de tener simbolismo. En menos de dos meses, y tras el rechazo ciudadano en el plebiscito, ambas partes han alcanzado un nuevo texto en el que se incluyen muchas de las observaciones que hicieron los partidarios del ‘no’, aunque las cuestiones de peso han quedado intactas.

Santos anunció que el nuevo acuerdo será refrendado e implementado a través del Congreso y no con un nuevo plebiscito, como exigían los partidarios del ‘no’, liderados por el expresidente Álvaro Uribe. "La inmensa mayoría de los sectores de la sociedad civil, los jóvenes, la iglesia y sectores políticos han señalado su preocupación frente a un nuevo plebiscito. Una nueva campaña polarizaría de manera peligrosa al país y este es el momento de la unión y no la división", ha recalcado Santos en un mensaje televisado.

El anuncio del acto de la nueva firma llega precedido del rechazo al pacto por parte de los partidarios del ‘no’, liderados por el expresidente Álvaro Uribe. Pese a reconocer que ha habido avances en el nuevo texto, consideran que este “es apenas un retoque del rechazado por los ciudadanos” el pasado 2 de octubre. La respuesta de Uribe y los contrarios al proceso de paz, no por esperada, supone otro revés para el Gobierno y las FARC. Desde la victoria del ‘no’ en el plebiscito el equipo negociador del presidente, Juan Manuel Santos y la oposición se reunieron en 10 ocasiones. El Ejecutivo llevó a La Habana, sede de las negociaciones con la guerrilla durante cuatro años, un documento con las 400 propuestas de los líderes del ‘no’, muchas de las cuales fueron incorporadas en el texto anunciado el pasado 13 de noviembre. Este lunes, el primer encuentro después del nuevo pacto entre el Gobierno y los líderes del ‘no’ –una tensa reunión de más de siete horas- constató que las diferencias entre ambas partes son insalvables. El choque es frontal y no tiene visos de prosperar. "Desgraciadamente, algunos de los sectores más radicales del 'no' o se siguen oponiendo al nuevo acuerdo, a pesar de sus claros e importantes cambios y ajustes. Lamento de veras esa posición", ha asegurado Santos.

Los líderes del no responsabilizan al Gobierno de “negar la posibilidad de este acuerdo nacional sobre temas sustanciales”. Para Uribe, se tienen que modificar asuntos relacionados con las sanciones a los guerrilleros —no especifica en qué términos—, “la no elegibilidad mientras se cumplen penas” y “eliminar el narcotráfico como conexo al delito político”, entre otros aspectos. “El Gobierno nos ha dicho que estos temas no son revisables; sin estas reformas, el acuerdo es apenas un retoque del rechazado por los ciudadanos”, insistió Uribe, quien reconoció al Gobierno que en algunos puntos sí hubo avances y otros temas podrían tener ajustes en el Congreso.

La reacción de Uribe no fue bien recibida por el Gobierno. El jefe del equipo negociador, Humberto de la Calle, defendió que el nuevo texto incluye muchas de las observaciones hechas por los opositores a este proceso de paz, todas las posibles para lograr un acuerdo con las FARC. “Llegó la hora de avanzar”, zanjó De la Calle, quien recordó que el repunte del paramilitarismo y el asesinato de varios líderes sociales, así como la muerte de dos guerrilleros en un enfrentamiento con el Ejército, evidencian la “fragilidad del cese al fuego y un agravamiento de la violencia”. “Los colombianos no pueden seguir viviendo en la incertidumbre”, insistió. "Implementar este nuevo acuerdo a la mayor brevedad posible es fundamental para cumplir con la obligación que tengo", zanjó Santos.

Leer más ...

Mil escuelas tomadas: se politizan los estudiantes en Brasil

Miércoles 23 de noviembre 2016/ AP.-

No hay profesores. Ni personal administrativo. Los estudiantes tomaron el control en cientos de escuelas como esta en todo el país en un acto de rebelión contra los recortes presupuestarios del gobierno.

Las tomas empezaron a comienzos de octubre y se expandieron a 19 estados, en una ola de resistencia juvenil a las políticas de austeridad del nuevo presidente Michel Temer, quien enfrenta la titánica tarea de sacar a la economía más grande de América Latina de una profunda recesión marcada por un enorme déficit.

En la escuela secundaria el Colegio Pedro II - Humaita II de Río de Janeiro, unos 50 estudiantes duermen en sus instalaciones todas las noches y otros 100 se suman durante el día para asistir a clases de yoga y de baile, disertaciones y otras teatrales que ellos mismos montan.

Un día reciente, un disertador les dio una clase de atracción gravitacional. Otros estudiantes deambulaban por los pasillos o se reunían en la cafetería para pelar papas para el almuerzo.

Los estudiantes armaron su propia biblioteca en una mesa llena de traducciones al portugués de libros de Harry Potter y volúmenes de "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez.

Sus quejas se enfocan en la reforma educativa que plantea Temer y en la posible reducción del presupuesto educativo como parte de sus esfuerzos por controlar el gasto.

"La educación pública ya de por sí es muy mala", afirmó Julia Couto, de 16 años y quien se propone estudiar literatura en la universidad.

"¿Cómo es posible que el gobierno reduzca más el presupuesto?", preguntó.

Temer asegura que esa no es su intención, que los recortes los hará en otras áreas. Pero criticó a los estudiantes, diciendo que sus tácticas equivalen a "tirar un neumático viejo en la ruta para detener el tráfico".

La reforma educativa haría que fuesen opcionales materias que antes eran un requisito, como arte y educación física. También alargaría la jornada escolar, algo que según los estudiantes no hará nada por mejorar la calidad de la educación.

La creciente movilización de un sector que rara vez se mezcla en la política plantea "una primera prueba grande para el gobierno de Temer", de acuerdo con Mónica de Bolle, del Peterson Institute for International Economics.

La Unión de Estudiantes Secundarios dice que se han ocupado unas 1.000 escuelas.

Uno de los rostros del movimiento es Ana Julia Pires Ribeiro, de 16 años, que el mes pasado habló ante la legislatura del estado de Paraná y acusó a los legisladores de abdicar sus responsabilidades hacia los jóvenes.

El video de los legisladores gritándole cosas y del presidente de la asamblea amenazando con silenciar su micrófono ha circulado profusamente en las redes sociales.

En una entrevista con The Associated Press, Ribeiro dijo que el que se logre frustrar la reforma o no es secundario. Lo importante, sostuvo, es la concientización que se ha generado entre los estudiantes con miras a futuras batallas.

"Si no presionas, nunca vas a conseguir nada", afirmó. "Nuestras escuelas tienen demasiados estudiantes, no funcionan bien. No están a la altura de los desafíos y las realidades de nuestro país".

Se espera que el Senado apruebe un límite para el gasto el 29 de noviembre y mande el proyecto a la cámara baja. Los estudiantes prometen realizar manifestaciones en la capital ese día.

Leandro Beguoci, jefe de redacción de la revista educativa Nova Escola, dijo que los estudiantes ya consiguieron muchas cosas. "Por primera vez en mi vida, veo que la educación es una parte central del debate nacional en Brasil", manifestó.

Esto parece ser parte de una participación en la política más generalizada, según de Bolle, quien también enseña en la Johns Hopkins' School of Advanced International Studies.

La destitución de la presidenta Dilma Rousseff y un creciente escándalo de corrupción gubernamental se combinaron para "hacer que el nivel de escrutinio de lo que haga este gobierno sea mucho más alto que hace cinco años, por dar un ejemplo", dijo de Bolle.

Se espera que Temer, que fue vicepresidente de Rousseff y la reeamplazó en la presidencia, no tenga problemas para hacer aprobar los proyectos educativo y de gastos. Pero es previsible que le cueste más sacar adelante otros proyectos importantes, como la reforma jubilatoria.

Los estudiantes han dejado en claro que van a estar atentos y vigilantes.

"Aprendes más de política en una semana de ocupación de la escuela que en cinco años de clases", declaró Degvison Sousa, de 19 años y quien participó en la toma de una escuela en Río. "Ahora los jóvenes saben que pueden forzar cambios".

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Info for bonus Review William Hill here.

Secciones

Material Editorial

Nosotros

Zonas Misioneras

Síguenos

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Ustream
  • YouTube
Our website is protected by DMC Firewall!