Menu

Alcanzan acuerdo sobre el Programa Nuclear Iraní

Domingo 24  de noviembre de 2013/ AP.-

Irán alcanzó un acuerdo histórico el domingo con Estados Unidos y otras cinco potencias mundiales al acceder a congelar temporalmente su programa nuclear, lo cual representa el trato más significativo entre Washington y Teherán en más de tres décadas de alejamiento.

El presidente iraní Hasán Ruhani respaldó el acuerdo, en el que Irán se compromete a disminuir sus actividades nucleares durante seis meses a cambio de una reducción limitada y gradual de las sanciones que Occidente le aplicó, lo que incluye el acceso a 4.200 millones de dólares provenientes de las ventas de petróleo. El semestre permitirá que los diplomáticos tengan tiempo de negociar un acuerdo de mayor alcance.

El trato llega luego del impulso generado tras el diálogo público iniciado en septiembre durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, que incluyó una conversación telefónica de 15 minutos entre el presidente estadounidense Barack Obama y su homólogo Ruhani, de tendencia moderada, elegido en junio.

El paquete incluye congelar la capacidad de Irán de enriquecer uranio a un nivel de 5% como máximo, que está bastante por debajo del umbral necesario para obtener material que permita fabricar bombas atómicas, y busca apaciguar las preocupaciones occidentales de que Teherán pudiera desarrollarlas algún día.

Obama elogió las cláusulas del pacto -que incluyen disminuciones en el enriquecimiento de uranio por parte de Irán y otros proyectos que podrían emplearse para fabricar armas atómicas- como cruciales para prevenir que Teherán se convierta en una amenaza nuclear.

"Para explicarlo en forma sencilla, cortaron los caminos más probables que Irán podría seguir hasta desarrollar una bomba", dijo a los periodistas en Washington.

Para Irán, mantener activo el programa de enriquecimiento era una meta crucial. Los líderes iraníes ven la capacidad del país de fabricar combustible atómico como una fuente de orgullo nacional y parte esencial en su insistencia para alcanzar la autosuficiencia nuclear.

El ceder demasiado en el programa de enriquecimiento probablemente habría traído una tormenta de protestas por parte de los radicales iraníes, que ya se sentían aprensivos en torno a las maratónicas conversaciones y a los acercamientos de Ruhani con Washington.

En un discurso difundido a nivel nacional, el mandatario iraní dijo que el acuerdo reconoce los "derechos nucleares" de Irán incluso si esas palabras específicas no fueron incluidas en el documento final debido a la oposición de las potencias occidentales.

"Sin importar las interpretaciones que se den, el derecho de Irán al enriquecimiento ha sido reconocido", dijo Ruhani, que posteriormente posó con familiares de científicos nucleares muertos en homicidios cometidos en años recientes de los que Irán ha culpado a Israel y sus aliados.

Al afirmar que "la confianza es una calle con dos sentidos", Ruhani insistió que las conversaciones en torno a un acuerdo amplio deberían comenzar de inmediato.

El canciller iraní Mohammad Javad Zarif, que encabezó la delegación de su país, exhortó a ambas partes a ver el acuerdo como una "oportunidad para poner fin a una crisis innecesaria y abrir nuevos horizontes".

Pero la reacción inicial en Israel fue sumamente negativa. El primer ministro Benjamin Netanyahu consideró el acuerdo un "error histórico".

En declaraciones a su gabinete, Netanyahu dijo el domingo que Israel no está obligado por el trato y se reserva el derecho a defenderse, con lo cual se refiere a una posible acción militar contra Irán. El premier ha dicho que la comunidad internacional está cediendo demasiado a Teherán, del que cree conservará la capacidad de producir un arma nuclear y amenazar con ella a Israel.

Benjamin Netanyahu
Foto AP: Netanyahu cree que el acuerdo es complaciente con Irán.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry, que se unió a las negociaciones finales junto con los cancilleres de Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania, dijo que el pacto hará que los aliados estadounidenses en Oriente Medio, incluido Israel, estén más seguros al reducir la amenaza de guerra.

"Acuerdo en Ginebra", afirmó en un tuit. "El primer paso hace que el mundo sea más seguro. Ahora hay más trabajo por hacer".

El acuerdo representa un hito entre los dos países, que rompieron sus relaciones diplomáticas hace 34 años cuando la revolución islámica de Irán alcanzó un clímax con el allanamiento de la embajada estadounidense en Teherán. Desde entonces las relaciones entre los dos países han sido frías y hostiles.

Un comunicado de la Casa Blanca indicó que el acuerdo limita las reservas de uranio enriquecido de Irán, el cual puede ser convertido en el núcleo fisible de armas atómicas. El texto señaló también que el trato disminuye la cantidad y las capacidades de los centrifugadores utilizados para enriquecer y limita la capacidad de Irán de "producir plutonio para armas" de un reactor que se encuentra en etapas avanzadas de construcción.

Desde que fue dado a conocer en 2003, el programa iraní de enriquecimiento de uranio ha crecido de algunas decenas de centrifugadores a más de 18.000 instalados y más de 10.000 en operación. Las máquinas han producido toneladas de este mineral a bajo nivel de enriquecimiento.

Irán también tiene almacenados casi 200 kilos (440 libras) de uranio a mayor nivel de enriquecimiento en una forma que puede ser convertido con mayor rapidez en material para una ojiva fisible que el uranio de bajo nivel. El suministro con que cuenta casi le alcanza para fabricar una bomba.

A cambio de las disminuciones de Irán, el comunicado de la Casa Blanca prometió "alivio limitado, temporal, específico y reversible" en las sanciones al país asiático, al tiempo que hizo notar que "continúa en vigor la arquitectura crucial de sanciones al petróleo, bancarias y financieras". Además, advierte que cualquier alivio temporal a las sanciones será revocado y se implementarán nuevas penalizaciones si Irán no cumple lo que prometió.

-----

DIÁLOGO SECRETO EEUU-IRÁN PREPARÓ ACUERDO
Domingo 24  de noviembre de 2013/ AP.-

AP Photo
Foto AP:El presidente Barack Obama habla en el Comedor de Estado en la Casa Blanca, el sábado 23 de noviembre de 2013, en Washington. 

Estados Unidos e Irán sostuvieron secretamente una serie de conversaciones directas de alto nivel el año pasado, una riesgosa apuesta diplomática por parte del gobierno de Barack Obama que preparó el terreno para el histórico acuerdo alcanzado en Ginebra el domingo en la madrugada encaminado a disminuir el programa nuclear de Teherán, se enteró The Associated Press.

Las conversaciones fueron mantenidas en secreto incluso para los amigos más cercanos de Estados Unidos, entre ellos sus socios en las negociaciones e Israel, hasta hace dos meses, y eso podría explicar cómo el acuerdo sobre el programa nuclear iraní pareció conjuntarse con tanta rapidez tras años de estancamiento e intensa hostilidad entre Irán y Occidente.

Pero el hecho de que el diálogo haya sido mantenido en secreto también podría explicar algunas de las tensiones entre Estados Unidos y Francia, que este mes se retractó de un acuerdo propuesto, y con Israel, que está furioso por el acuerdo y ha denunciado con gran molestia los contactos diplomáticos con Teherán.

Obama autorizó personalmente las conversaciones como parte de su esfuerzo -prometido en el discurso inaugural de su primer período- de acercarse a un país que el Departamento de Estado considera el estado más activo en el mundo en el patrocinio del terrorismo.

El diálogo se llevó a cabo en Omán, una nación de Oriente Medio, y sólo un pequeño círculo de personas estaba al tanto de él, se enteró la AP. Desde marzo, el subsecretario de Estado William Burns y Jake Sullivan, el principal asesor de política exterior para el vicepresidente Joe Biden, se han reunido al menos en cinco ocasiones con funcionarios iraníes.

En las últimas cuatro reuniones secretas, efectuadas desde que el presidente iraní reformista Hasán Ruhani inauguró su período presidencial en agosto, se generó gran parte del acuerdo consolidado formalmente después en negociaciones en Ginebra entre Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China, Alemania e Irán, dijeron tres altos funcionarios del gobierno estadounidense, los cuales hablaron a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para proporcionar su nombre al declarar sobre este esfuerzo diplomático tan delicado.

La AP recibió un aviso en marzo sobre la primera reunión estadounidense-iraní poco después de que ocurrió, pero la Casa Blanca y el Departamento de Estado pusieron en tela de juicio algunos elementos de la versión y la AP no pudo confirmar que se efectuó el diálogo diplomático. En el otoño, la agencia noticiosa se enteró de mayores indicios de diplomacia secreta y presionó a la Casa Blanca y a otros funcionarios para que proporcionaran mayores detalles. A medida que las conversaciones en Ginebra parecían estar llegando a una conclusión, altos funcionarios gubernamentales confirmaron a la AP los detalles de su amplio diálogo directo

El acuerdo de Ginebra le proporciona a Irán un alivio de aproximadamente 7.000 millones de dólares en sanciones internacionales a cambio de que Teherán disminuya su enriquecimiento de uranio y otras actividades nucleares. Todas las partes se comprometieron a trabajar rumbo a un acuerdo final el año próximo que retiraría las últimas sospechas de Occidente de que el gobierno iraní intenta ensamblar un arsenal de armas atómicas.

Irán insiste en que su interés en el desarrollo de la energía nuclear es sólo para la investigación médica y la producción de energía con fines pacíficos.

 

Leer más ...

Irán y Occidente se acercan a un pacto nuclear de mínimos

Sábado 23 de noviembre de 2013/ Abc.es.-

Como ocurrió hace diez días, Irán y el 5+1, grupo formado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China) junto a Alemania, apuraron hasta el último minuto del día las negociaciones. Pero, ante la falta de consenso, todo indica que se concederán una jornada más de lo previsto para seguir hablando.

Las «importantes diferencias», repite desde el miércoles Abás Araqchi, número dos de Exteriores de Irán, fueron limándose con el paso de las reuniones hasta que el jefe de la diplomacia de la república islámica, Javad Zarif, confesó que «la última noche estábamos muy lejos de un acuerdo de los ministros. Hoy estamos un poco más cerca».

El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, fue el primero en llegar a Ginebra. Pero las expectativas de un posible acuerdo subieron especialmente cuando el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, anunció que también viajará a Ginebra para intentar dar el impulso definitivo a las negociaciones. Un guión similar al de la anterior cumbre que, sin embargo, fracasó a última hora.

Acuerdo de seis meses

En lugar de tener como objetivo un acuerdo definitivo y a largo plazo, esta vez las negociaciones se basan en la obtención de un acuerdo de mínimos de seis meses de duración y renovable, que permita ir ganando confianza a las dos partes. A grandes rasgos, la base del pacto consistiría en que Irán suspende el enriquecimiento de uranio al 20 por ciento a cambio de una suavización de las sanciones internacionales.

La cuestión que seguiría pendiente, según fuentes diplomáticas iraníes citadas por Efe, es la de la planta de agua pesada de Arak, que tiene previsto entrar en funcionamiento el próximo año y que generará plutonio, elemento que puede ser usado de forma alternativa al uranio enriquecido para fabricar armamento.

Arak fue el motivo por el que Francia se negó frontalmente a cerrar el acuerdo en la anterior cumbre si Irán no se comprometía a detener su construcción, algo que los iraníes rechazan porque insisten en el carácter civil de su programa atómico. Los medios iraníes critican desde entonces la postura francesa y el parlamentario Naqavi Hosseini, miembro de la Comisión de Seguridad Nacional, acusó a París de «alinearse con las tesis sionistas».

-----

TERCER DÍA DE NEGOCIACIONES ENTRE IRÁN Y LAS GRANDES POTENCIAS
Viernes 22  de noviembre de 2013/ AFP.-

Las grandes potencias e Irán empiezan este viernes en Ginebra su tercer día de negociaciones para intentar alcanzar un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, aunque todavía quedan varios puntos sensibles por resolver.

"Esta jornada podría ser decisiva", dijo una fuente europea, aunque nadie, entre los numerosos diplomáticos presentes en Ginebra, quiere aventurarse a pronosticar el resultado y la fecha del fin de las negociaciones.

Los dos principales negociadores, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, y Mohamad Javad Zarif, el máximo representante diplomático iraní, se reunirán este viernes a partir de las 08H00 GMT.

Ashton tiene además el mandato para representar a los países occidentales (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, China y Alemania).

En paralelo a las negociaciones a puerta cerrada en Ginebra, las declaraciones públicas de los dos últimos días son la prueba de que todavía hay puntos de bloqueo pero que ambas partes trabajan para acercar posiciones.

El jueves, tras una jornada de negociaciones intensas, Abas Araghchi, viceministro iraní de Relaciones Exteriores, dijo que todavía "no hay progresos" sobre algunos puntos, aunque no los especificó.

"Si hay progresos y las negociaciones se acercan a un acuerdo, es posible que los ministros de Relaciones Exteriores" del grupo 5+1 —los únicos con capacidad para firmar un acuerdo — puedan contribuir a ese progreso, añadió.

Según un diplomático europeo, "hicimos progresos, también en cuestiones de fondo. Cada vez hay menos puntos por resolver, aunque los que quedan son evidentemente los más duros".

Por su parte, el portavoz de la Ashton, Michael Mann, se felicitó de "la muy buena atmósfera" entre los dos principales negociadores y habló de discusiones "intensas, sustanciales y detalladas".

Las negociaciones se basan en un texto del 9 de noviembre, redactado durante la anterior ronda de negociaciones, que terminó sin acuerdo.

Este proyecto de "acuerdo temporal" de seis meses, que según una fuente occidental sería renovable, prevé que Irán limite su programa nuclear a cambio de suavizar las sanciones internacionales contra el país.

Los detalles no se han desvelado, pero "todo el mundo sabe lo que está en juego", subrayó Mann, citando en particular el enriquecimiento de uranio, un "derecho" reivindicado por los iraníes pero denunciado por los occidentales, que sospechan que Teherán quiere fabricar armas atómicas.

"El principio de enriquecimiento no es negociable, pero podemos hablar del volumen, del nivel y del lugar", señaló Araghchi, abriendo la puerta a un compromiso.

Uno de lo principales asuntos sobre la mesa es el futuro de las reservas iraníes de uranio enriquecido al 20% (el umbral que permite obtener rápidamente un porcentaje del 90%, con el que ya se puede fabricar una bomba nuclear).

Según Ali Vaez, especialista de Irán de International Crisis Group (ICG), "ninguno de los obstáculos es insuperable" y, sobre la cuestión del uranio, "los negociadores encontraran una fórmula lo bastante vaga" como para que ambas partes "puedan irse a casa con la cabeza alta".

Según este analista, las declaraciones públicas de firmeza de iraníes y occidentales desde que se retomaron las negociaciones "forman parte de la negociación, porque cuando estás cerca de un acuerdo, intentas obtener lo máximo posible".

-----

¿QUÉ TAN CERCA ESTÁ IRÁN DE UNA BOMBA NUCLEAR? : 11 DATOS SOBRE SU HISTORIA NUCLEAR
Jueves 21 de noviembre de 2013/ CNN.-

Foto AP
Foto AP

Irán y las potencias mundiales están retomando el diálogo en Ginebra, en medio de mucha esperanza de que finalmente se llegará a una solución diplomática respecto al programa nuclear de este país.

Sin embargo, mientras parece que el grupo P5+1 (Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) e Irán están más cerca que nunca de llegar a un acuerdo, todavía hay muchos detalles que se deben afinar.

Continúa leyendo para ponerte al día en lo que ha pasado durante los 60 años de la historia del programa nuclear en Irán.

¿Cuándo se inició el programa nuclear en Irán? 

Estados Unidos lanzó un programa de cooperación nuclear con Irán en 1957, en aquel entonces, Irán era gobernado por el Shah y ambos países todavía estaban en buenos términos. Ya para mediados de la década de 1970, Irán empezó a desarrollar su programa nuclear. Sin embargo, Estados Unidos retiró su apoyo cuando el Shah fue derrocado durante la Revolución Islámica en 1979.

¿Por qué están los países occidentales preocupados por el programa nuclear de Irán? 

Desde la revolución de 1979, a los países occidentales les ha preocupado que Irán podría usar su programa nuclear para elaborar armas atómicas mediante la producción de uranio altamente enriquecido; éste es el material necesario en la fabricación de una bomba. Irán siempre ha insistido que sólo quiere usar su programa nuclear con fines pacíficos.

En 2003, inspectores nucleares del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) anunciaron que habían encontrado indicios de uranio altamente enriquecido en una planta en Natanz. Irán detuvo el enriquecimiento temporalmente, pero lo retomó en 2006, afirmando que dicho proceso estaba autorizado según su acuerdo con el OIEA.

¿Cómo reaccionó la comunidad internacional? 

A finales de 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó sanciones en contra de Irán por no haber suspendido su programa nuclear. Las sanciones que inicialmente se enfocaban en la capacidad nuclear de Irán se expandieron bastante durante los próximos siete años, y llegaron a incluir prohibiciones de vender armas a Irán, prohibiciones de viajes para ciertos iraníes, prohibiciones para países occidentales respecto a comprar petróleo iraní y prohibiciones sobre no hacer negocios con instituciones financieras iraníes, entre ellas el banco central del país.

¿Han funcionado las sanciones? 

Sí y no. En 2007, Irán afirmó tener 3.000 centrifugadoras capaces de enriquecer uranio. Hoy en día, Irán tiene 19.000 centrifugadoras y está construyendo otras más avanzadas, según Mark Hibbs, un experto en políticas nucleares del Fondo Carnegie para la Paz Internacional.

Por otro lado, las sanciones han paralizado la economía del país. Los ingresos por la venta de petróleo se han venido abajo, y la moneda local había perdido el 80% de su valor para 2012. Los iraníes se han enfrentado a la tendencia de un crecimiento en la inflación, así como a recortes de empleo en el sector público, según John Defterios, de CNN.

¿Por qué están en diálogo Irán y las potencias mundiales? 

Estados Unidos cree que estas sanciones no le han dejado otra opción a Irán, sino ceder sus ambiciones nucleares a cambio de que mejoren los efectos de las prohibiciones relacionadas con el petróleo y los bancos, los cuales afectan la economía. El recién electo presidente iraní, Hassan Rouhani, también es más moderado que su predecesor, y todas las partes consideran que ahora podría haber una ventana de tiempo para llegar a un acuerdo.

¿Qué tan cerca está Irán de producir una bomba nuclear? 

Un grupo en contra de la proliferación, con sede en Estados Unidos, dice que Irán tiene el potencial de producir suficiente uranio de grado de armas para una bomba nuclear en tan sólo un mes, si infringiera las leyes internacionales y se dedicara de lleno a la producción.

Sin embargo, Hibbs dice que la mayoría de potencias mundiales creen que de manera realista, Irán lo lograría en por lo menos un año. "La mayoría de personas involucradas en esta negociación ven un marco de tiempo mucho más largo, de entre 1 y 3 años", indicó. "Los negociadores tienen que tener esto en mente, pero saben que se trataría del peor de los casos".

¿Cómo sería un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán? 

Lo más importante es que Irán tendría que acordar que suspenderá el enriquecimiento de uranio a una pureza del 20%, según un escenario que está bajo consideración. Si bien el uranio no llega a ser de grado de armas hasta que se ha enriquecido a una pureza del 90%, Hibbs dice que "una vez llegas al 20%, ya has logrado más o menos el 80% para alcanzar ese punto". Irán también tendría que reducir sus reservas de uranio, detener la construcción de nuevas centrifugadoras y suspender el trabajo esencial en su reactor de agua pesada que está en desarrollo en Arak, el cual podría ser usado como fuente de plutonio; ésta es una segunda opción para la fabricación de una bomba nuclear.

A cambio, las potencias mundiales tendrían que acordar ser menos estrictos con las sanciones y permitirle a Irán que practique el enriquecimiento de uranio a un bajo nivel. Irán también quiere que el mundo reconozca su derecho de enriquecer uranio bajo el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT, por sus siglas en inglés).

¿Irán tiene el derecho de enriquecer uranio? 

Estados Unidos y otras potencias mundiales dicen que no, pero Irán dice que sí. Irán considera que tiene el derecho de enriquecer uranio por haber firmado el NPT, pero Hibbs dice que el tratado no establece tal derecho. "El NPT menciona el derecho de darle un uso pacífico a las actividades nucleares", explica, "pero no aparece el derecho de enriquecer uranio específicamente".

Si bien no admitió este punto en principio, parece que Irán relajó su posición al respecto durante el fin de semana, cuando el Ministro de Relaciones Exteriores Javad Zarif presuntamente le dijo al noticiero ISNA que el derecho de Irán respecto al enriquecimiento "no necesita reconocimiento, porque es un derecho inherente con base en el NPT".

¿Por qué no ha habido sanciones similares para otros países, por sus programas nucleares? 

La India probó su primer aparato nuclear en 1974, seguida por Paquistán en 1998. Israel siempre se ha negado a confirmar o negar la existencia de una bomba, aunque la Federación de Científicos Estadounidenses calcula que tiene alrededor de 80 armas atómicas. Nunca se han llevado acciones en contra de India y Paquistán, en parte porque nunca firmaron el NPT, y en el caso de este último, dice Hibbs, "porque era muy poco lo que Estados Unidos podía haber hecho para detener a Paquistán".

Irán, por otro lado, firmó el NPT y su programa declarado está siendo inspeccionado por la OIEA. Y Hibbs dice que la OIEA y las potencias mundiales "tienen información que sugiere que en el pasado, Irán ha llevado actividades que no ha declarado".

¿Quién se opone al acuerdo? 

Israel se opone al hecho de que Irán tenga capacidades de enriquecimiento nuclear en general, y dice que el plan actual es "una mala idea" que no funcionará. "Prácticamente, Irán no está dejando nada. Está haciendo una leve concesión, la cual pueden revertir en unas semanas", le indicó a CNN el Primer Ministro Israelí, Benjamin Netanyahu. Creo que si quieres una solución pacífica, como yo, entonces el camino correcto es ajustar las sanciones".

Fareed Zakaria, de CNN, dice que las objeciones que Arabia Saudita tiene respecto a Irán son existenciales. "Los sauditas consideran a Teherán como el enemigo herético, chiíta y persa a quien se deben oponer", dice. "Su antipatía viene desde antes del programa nuclear de Irán, y continuará sin importar de qué manera se resuelva el asunto". Hibbs dice que como un país que también tiene ambiciones nucleares, Arabia Saudita se encuentra en una posición bastante hostil respecto a que Irán tenga un programa nuclear que incluye actividades sensibles como el enriquecimiento de uranio.

Los líderes republicanos en el Congreso de Estados Unidos también han dicho que tratarán de impulsar nuevas sanciones sobre Irán, a pesar de la advertencia que ha hecho el Secretario de Estado, John Kerry, respecto a que esta decisión podría "desbaratar la posibilidad de llegar a un acuerdo en Ginebra. E incluso si el acuerdo se logra, la Casa Blanca enfrenta una batalla cuesta arriba para tratar de convencer a los mismos líderes del Congreso que aprueben leyes que hagan menos estrictas las sanciones sobre Irán.

Otra complicación se presentará con aquellos de línea dura en Irán. Zakaria dice: "El Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei y los Guardias Revolucionarios permanecen firmes en su posición en contra de los estadounidenses, y podrían oponerse a las concesiones que Rouhani y Zarif tendrían que hacer para llegar a un acuerdo".

Obama enfrenta una doble tarea, dice Zakaria: "Primero tiene que lograr un acuerdo aceptable para los de línea dura en Teherán. Además, tiene que lograr un acuerdo que los de línea dura en Washington, Jerusalén y Riad puedan acatar".

¿Cómo entraría en vigor el acuerdo? 

Al final, Irán podría tener un programa que permita cierto nivel de enriquecimiento de uranio a cambio de que haya una completa cooperación con los inspectores de la OIEA durante los próximos años, según Hibbs.

Hibbs dice: "Lo que falta son las respuestas de Irán a las apremiantes preguntas de la OIEA respecto al alcance y extensión del programa nuclear iraní durante su historia. Si las potencias mundiales van a hacer que sus sanciones sean menos estrictas, ellos, al igual que la OIEA, deben saber que el programa en Irán está dedicado exclusivamente a usos pacíficos. Si logran obtener respuestas a dichas preguntas, eso llevará a Irán bastante lejos".

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Info for bonus Review William Hill here.

Secciones

Material Editorial

Nosotros

Zonas Misioneras

Síguenos

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Ustream
  • YouTube
Our website is protected by DMC Firewall!