Menu

Dilma Rousseff destituida de la presidencia de Brasil Destacado

Miércoles 31 de agosto 2016/ AFP.-

Dilma Rousseff fue destituida de la presidencia de Brasil, tras un fallo histórico en el Senado brasileño que pone un dramático fin a 13 años de gobierno de izquierda en el gigante sudamericano.

"Una mayoría de 61 senadores se pronunciaron en favor del sí", señaló el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, a cargo de supervisar el juicio político contra Rousseff.

Bastaban 54 votos (dos tercios de los 81 senadores) para que Rousseff fuera condenada.

Rousseff prevé hacer una declaración a la prensa este miércoles tras la votación, indicó uno de sus colaboradores.

Un final trágico para la primera mujer que llegó a la presidencia de Brasil, suspendida en mayo tras ser acusada de manipular las cuentas públicas para asegurar su reelección en 2014 y continuar con esa práctica al año siguiente.

Tras este voto de los 81 senadores, convertidos en una especie de Gran Jurado, el vicepresidente Michel Temer, de 75 años, asumirá la presidencia.

Temer (PMDB, de centro-derecha), que ya funge como mandatario interino, prestará juramento ante el Parlamento antes de viajar a China, para la cumbre del G20 de este fin de semana, donde pretende participar ya con el título oficial de presidente.

El voto cierra una sangría política que desde hace nueve meses mantiene en vilo a la mayor economía de América Latina, en vías a su peor pérdida de riqueza en 80 años y que tiene a los principales partidos embarrados en causas de corrupción.

"Este proceso es una farsa, farsa, farsa", disparó el senador Linderbergh Farias, del PT. "¡Canallas, canallas, canallas!", señaló este miércoles en un encendido discurso.

Será "la elección indirecta de un gobierno usurpador", lanzó el lunes Rousseff en una dramática defensa ante el Senado en la que aseguró ser víctima de un golpe de Estado, orquestado por Temer.

- Ecos del pasado -

Lejos quedaron los días del milagro socio-económico que inició el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), padrino político de Rousseff, que sacó a 29 millones de personas de la pobreza y al país del mapa de hambre de la ONU.

La crisis económico-política se entrelazó con un escandaloso fraude que drenó más de 2.000 millones de dólares de la estatal Petrobras.

Aunque salpica a todas las fuerzas políticas, el escándalo conocido como Lava Jato terminó por cercar al Gobierno. Y también empañó la imagen del político mejor valorado por los brasileños, el expresidente Lula, en la mira por obstrucción de la justicia y corrupción.

Brasil aparece en el puesto 76 del Indice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional, sobre un total de 168 países. De hecho más de la mitad de los 81 senadores que juzga a Rousseff están investigados o fueron acusados por causas de corrupción.

"Canallas son aquellos que llevaron a Brasil a una situación crítica, en el terreno económico y social", señaló Ronaldo Caiado, del Partido Demócrata.

- Los retos de Temer -

A Temer le durarán poco las ganas de celebrar.

Con el desempleo en niveles récord (más de 11 millones de personas), la inflación galopante y un gigantesco déficit fiscal, la economía brasileña se contraerá un 3,16% este año, según los datos revelados este miércoles por el Banco Central, que revisó al alza sus previsiones.El nombre de Temer también saltó en las revelaciones en torno al megaescándalo de corrupción en Petrobras, en varias delaciones hechas por acusados que buscan reducir sus condenas.El ahora presidente interino niega cualquier vinculación con la trama y la Justicia nunca ha presentado cargos contra él.

Y también necesitará de gran habilidad para hacer alianzas en el fragmentado Parlamento, mientras carga con la sombra de "usurpador"."Dilma va a pasar a la historia como una figura ambigua: va a ser vista como una villana del punto de vista de la gestión, fue una mala gobernante, que erró mucho, que no supo dialogar con el Congreso, que es responsable en parte por la economía y todo eso va a ser atribuido a ella", dijo a la AFP, Michael Mohallem, analista de la universidad FGV de Rio de Janeiro.

Pero "también va a haber una lectura sobre el proceso en sí, que fue usado para favorecer a un grupo político, para llevar a Michel Temer y al PMDB al poder de un modo no tan legítimo como serían las urnas", añadió.En su última presentación como presidenta ante el Senado, esta economista que fue guerrillera marxista en su juventud y sufrió torturas en la última dictadura (1964-1985) se mostró altiva y dijo que solo unas elecciones directas pueden juzgar a un jefe de Estado.Y señaló que ella será quien quedará "del lado correcto de la historia".

Rousseff: “La historia será implacable con los que se creen vencedores”
Miércoles 31 de agosto 2016/ El País.es.-

Dilma Rousseff se ha dirigido al pueblo brasileño una última vez desde el palacio de la Alvorada, la residencia presidencial sita en la capital, Brasilia, dos horas después de que el Senado la destituyera definitivamente como presidenta del Gobierno. En una intervención de apenas 15 minutos que ha comenzado y terminado hablando de justicia, Rousseff ha pintado un presente extremadamente pesimista para el Brasil posimpeachment y ha apelado directamente a las futuras generaciones para reparar el rumbo que, según ella, hoy ha empezado a cobrar el país.

“Es el segundo golpe al que me enfrento en mi vida”, ha recordado, en referencia al golpe militar de 1964, que resultó en una dictadura contra la que ella luchó durante años. “Se está robando el proyecto nacional progresista, inclusivo y democrático que represento”. Y ha añadido, de su destitución: “Son unas elecciones indirectas inequívocas. La decisión de los senadores sustituye la voluntad de más de 54 millones de electores”. La cifra hacía referencia a los votantes que la nombraron ganadora de las elecciones generales de 2014. “Acaban de derribar al primer presidente electo sin motivo constitucional. El golpe de estado va a alcanzar a cualquier organización política progresista”.

Rousseff ha subrayado que no es ella, sino quienes han instigado su desgaste en el poder, quienes están siendo investigados en la macroperación anticorrupción Lava Jato. “Causa espanto que la mayor acción contra la corrupción de este país haya llevado precisamente al poder a un grupo de corruptos”, ha recalcado.

Llegada a este punto de su intervención, Rousseff parecía al borde de las lágrimas. “Es un golpe contra el pueblo y la nación. Es un golpe misógino, es homófobo y es racista”. Aquí ha dejado de usar términos de derrota. “Piensan que ganarán pero están equivocados. El gobierno golpista tendrá contra sí mismo la más enérgica y determina oposición que pueda sufrir”. Y ha añadido: “Llegamos al gobierno diciendo que nadie debería tener miedo de ser feliz, de tener esperanza. Durante 13 años realizamos un proyecto que promovió la caída de la desigualdad. Estoy segura de que la interrupción no es definitiva”.

Parafraseando al antropólogo brasileño Darcy Ribeiro, Rousseff ha dicho: “No me gustaría estar en el lado de los que se juzgan vencedores. La historia será implacable con ellos como lo ha sido en elecciones pasadas. Estoy segura de que les puedo decir: hasta aquí y poco más. O yo o alguien retomará este proceso”. Y con una voz quebrada, la sexta presidenta de la república brasileña se ha despedido del pueblo que la eligió dos veces.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.

Secciones

Material Editorial

Nosotros

Zonas Misioneras

Síguenos

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Ustream
  • YouTube
DMC Firewall is a Joomla Security extension!