Menu

El presidente Recep Tayyip Erdogan gana el histórico referendo que le da amplios poderes de gobierno en Turquía Destacado

Foto BBC: Antes de que las autoridades anunciaran los resultados, Erdogan reclamó el triunfo en un mensaje televisado. Foto BBC: Antes de que las autoridades anunciaran los resultados, Erdogan reclamó el triunfo en un mensaje televisado.

Domingo 16 de abril 2017/ BBC Muno.-

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, obtuvo la mayoría de los votos en el histórico referendo de este domingo que puso a consulta los planes del mandatario para reformar la Constitución.

Las autoridades electorales confirmaron que el "Sí" a su proyecto de reformas obtuvo cerca del 51,3% de los votos, frente al 48,7% que consiguió la campaña del"No", con el 99% de los sufragios contados.

Sin embargo, los resultados definitivos serán declarados en 12 días.

 

Los seguidores de Erdogan señalan que reemplazar el sistema parlamentario con una presidencia ejecutiva modernizará al país.

El "Sí" le daría al mandatario oportunidad de permanecer en el cargo hasta 2029.

Mientras los partidarios del oficialismo celebraban, los dos principales partidos de la oposición denunciaron que hubo irregularidades masivas. El Partido Republicano Popular (CHP) exigió un recuento del 60% de los votos.

Unos 55 millones de turcos estaban habilitados para votar en 167.000 mesas de votación, y la participación fue de al menos el 85%.

La jornada tuvo algunos brotes de violencia que provocaron víctimas fatales.

En la provincia suroriental de Diyarbakir tres personas murieron a tiros cerca de un centro de votación durante lo que se reportó como una disputa sobre el manejo de las casillas.

 

Algunos de los puntos del proyecto presidencial son:

  • Las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias se celebrarán el 3 de noviembre de 2019.
  • El presidente tendría un mandato de cinco años, por un máximo de dos periodos.
  • El presidente podría nombrar directamente a altos funcionarios públicos, incluidos ministros. También podría designar uno o varios vicepresidentes.
  • El puesto del primer ministro, actualmente en poder de Binali Yildirim, será eliminado.
  • El presidente tendría facultad para intervenir en el poder judicial, que Erdogan ha acusado de ser influenciado por Fethullah Gülen, el predicador con sede en Pensilvania (EE.UU.) que culpa por el fallido golpe de Estado en julio.
  • El presidente decide cuando se impone un estado de emergencia.

"Hoy Turquía ha tomado una decisión histórica", dijo en una conferencia de prensa en su residencia oficial de Estambul, el Palacio Huber. "Con el pueblo, hemos realizado la reforma más importante de nuestra historia", añadió.

También sugirió que la restauración de la pena de muerte se lleve a votación en un próximo referendo.

De volver a instalarse, esto pondría fin a las negociaciones de Turquía para entrar en la Unión Europea.

Mientras los jubilosos partidarios de Erdogan se reunían en las grandes ciudades, los opositores al referéndum golpearon en ollas y sartenes, una forma tradicional de protesta.

 

La oposición denunció que los funcionarios electorales a lo largo del país aceptaron papeletas no estampadas como válidas.

La Unión Europea pidió a Erdogan que busque el consenso más amplio posible tras su victoria y reconozca lo cerrado del resultado, así como las implicaciones de largo alcance de las enmiendas constitucionales.

Sobre el corto margen de diferencia, el periodista de la BBC en Ankara, Mark Lowen, comenta: "Esta no ha sido la victoria rotunda que Erdogan quería, lo que pone dudas sobre su legitimidad".

"Se esperaba que esta votación pudiera aportar estabilidad a Turquía, pero eso todavía parece estar lejos", dice Lowen.

 

Más poderes

Las reformas constitucionales son el programa más amplio de cambios desde que Turquía se convirtió en república, hace casi un siglo.

Al presidente se le otorgan poderes amplios para nombrar ministros del gabinete, emitir decretos, elegir jueces superiores y disolver el parlamento.

El nuevo sistema elimina el esquema de gobierno parlamentario y el rol de primer ministro y concentra el poder en manos del presidente, poniendo bajo su control toda la burocracia estatal.

Erdogan dijo que los cambios eran necesarios para abordar los desafíos de seguridad de Turquía nueve meses después del intento de golpe de Estado de 2016.

El objetivo, dijo, es evitar los frágiles gobiernos de coalición del pasado: "Esta votación pública es (sobre) un nuevo sistema de gobierno en Turquía, una elección sobre cambio y transición", dijo después de votar en Estambul.

El nuevo sistema, dice el presidente, se asemejará al de Francia o Estados Unidos y servirá para traer calma en un tiempo de turbulencia marcado por la insurgencia kurda, los ataques islamistas y el conflicto en la vecina Siria, lo que ha llevado a una enorme afluencia de refugiados.

Pero sus críticos señalan que se trata de un camino hacia el totalitarismo.

Argumentan que se convertirá un gobierno de un solo hombre, sin los controles y equilibrios de otros sistemas presidenciales como los de Francia y EE.UU. a los que se refirió Erdogan.

Denuncian también que su habilidad de mantener lazos con un partido político —Erdogan podría reanudar el liderazgo del AKP, del que es cofundador— acabarían con cualquier posibilidad de ser imparcial.

Después del intento de golpe

Muchos turcos ya temen el aumento del autoritarismo en su país, donde decenas de miles de personas han sido arrestadas, y al menos 100.000 removidas o suspendidas de sus empleos, desde la intentona de golpe de Estado el pasado julio.

La campaña por el referéndum se desarrolló bajo un estado de emergencia impuesto tras el fallido levantamiento contra la presidencia.

 

Erdogan asumió el cargo, diseñado para ser un puesto meramente ceremonial, en 2014 luego de haber sido primer ministro durante más de una década.

Bajo su mandato, la clase media se ha globalizado y la infraestructura se ha modernizado, mientras que los turcos religiosos han sido empoderados.

Las relaciones con la Unión Europea, mientras tanto, han sufrido deterioros.

Erdogan discutió amargamente con los gobiernos europeos que prohibieron las manifestaciones de sus ministros en sus países durante la campaña del referéndum. Llamó a las prohibiciones "actos nazis".

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.

Secciones

Material Editorial

Nosotros

Zonas Misioneras

Síguenos

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Ustream
  • YouTube
DMC Firewall is a Joomla Security extension!